La vida al revés: viaja nueve meses y trabaja tres

¿Estás sin dinero?, ¿No tienes trabajo?, ¿Tienes trabajo pero no te llena?, ¿Estás cansado de la rutina?,  ¿Te parece que un mes de vacaciones al año es un robo a tu tiempo de vida?, ¿te sientes vacío?… Aquí te proponemos una solución, un plan, una alternativa que puede hacer que todo esto cambie; VIAJAR. Si, si, tal y como lo lees.

Hay mucha más gente de la que piensas que ya ha tomado la decisión de cambiar su estilo de vida. Dejar de trabajar 11 meses al año y disfrutar sólo 1 para darle la vuelta a la tortilla.

Una de las cosas que más nos sorprendió  durante el viaje fue encontrarnos con tantísimos viajeros que llevan varios años viajando.  Algunos se han convertido en nómadas digitales. Su trabajo ahora les permite viajar con su oficina portátil y poder generar dinero desde cualquier parte del mundo. Otros tienen habilidades que les permiten ganar dinero mientras viajan o van haciendo pequeños trabajos durante el propio viaje que les va sustentando. Por ejemplo, en México conocimos a una pareja que se dedicaba a hacer malabares en los semáforos. En un par de horas de trabajo sacaban suficiente dinero como para pasar dos o tres días, eso sí, ¡eran unos auténticos cracks!.

Malabaristas en la calle
Cada vez es más común ver a estos artistas callejeros ganándose la vida en los semáforos.

Sin embargo, la gran mayoría no tenemos estos conocimientos o habilidades, o simplemente, preferimos trabajar poco tiempo y el resto dedicarlo 100% a viajar (o a lo que sea). En este caso, nos toca recurrir a lo de toda la vida, al trabajo típico, a doblar el lomo, a currar. La diferencia radica en elegir muy bien el país, el trabajo que vas a realizar y evitar pagar alojamientos. En este post te vamos a contar lo que nosotros hemos hecho y la forma que se adapta mejor a nosotros y nuestro estilo de viaje.

¿Te interesa? Pues sigue leyendo…

Lo primero es saber si realmente te gusta viajar. Y me refiero a viajar de verdad,  es decir, irte de casa cargado con tus pertenencias en una mochila, maleta o alforjas a conocer el mundo por un largo periodo de tiempo. No son las típicas vacaciones de 15 días donde vas como pollo sin cabeza, soltando billetes y viviendo en una burbuja turística. Quizás no lo tengas claro porque nunca antes has hecho un viaje tan largo y no sabes si realmente te va a gustar.  Nosotros no lo sabíamos, lo máximo que habíamos estado de viaje era en modo turista y no más de 17 días, sin embargo, algo nos decía desde dentro que lo íbamos a disfrutar como niños en parque de bolas. Y así es.

Escúchate a ti mismo y sino prueba… siempre puedes volver.

 

Si entiendes que vivir viajando no es lo mismo que ampliar de forma indefinida las vacaciones de 15 días, te proponemos que cambies la proporción trabajar/viajar. Por ejemplo, hay personas que trabajan séis meses y viajan otros séis. Suelen ser trabajos de temporadas largas con un buen sueldo que les permite ahorrar para invertirlo en los siguientes séis meses de viaje. Trabajar en verano como socorrista, en invierno en alguna estación de esquí, en zonas turísticas como camareros…Es una buena opción pero nosotros pensamos que lo ideal es trabajar tres meses y viajar  nueve. 

OJO, estoy hablando de viajar sin tener que estar buscándote la vida día tras día, que ya sabemos que hay gente que viaja sin un duro, pero a mi parecer, se puede hacer muy incómodo. Est0y hablando de un viaje sin muchas preocupaciones económicas.

Ok, muy bien, ¿pero dónde está el truco? Porque trabajando 3 meses en España o en cualquier país de habla hispana es casi imposible sacar suficiente dinero como para viajar nueve meses. COOOORRECTO.

EL TRABAJO

El truco es trabajar en países de renta alta: Canadá, EEUU, Nueva Zelanda, Australia, Reino Unido, Suiza, Noruega,…y que además tengan trabajos de temporada muy fuerte como recogida de frutas, pesca, venta de salmón en Noruega…

Algo muy importante para maximizar nuestras ganancias es que estos trabajos te den la posibilidad de hospedarte gratis. Esto parece una locura pero en países como en Canadá, por ejemplo, es muy típico ver grandes extensiones de orchards (cultivos) con temporeros acampados o viviendo en caravanas (como nosotros).

Eva concentrada en el jardín de nuestra “casa”

Estas zonas de acampada suelen tener todos los servicios básicos cubiertos; una cocina común y baños. Así te ahorras elevadas cantidades de dinero en alojamiento y todo, o casi todo, lo que ganes podrás destinarlo al viaje.

Los trabajos suelen ser duros, con jornadas laborales que se alargan hasta las 16 horas en algunos casos y con pocos días libres. Trabajos repetitivos que aburren a cualquiera y con un alto desgaste físico y psicológico. Sin embargo, estos problemas desaparecen en cuanto ves la cifra que puedes ganar y los meses de disfrute que vendrán después. Además sabes que va a ser solo por tres meses.

Por ejemplo, en Canadá (que no es el país que más se gana ni mucho menos) se pueden ganar fácilmente más de 2500€ al mes trabajando una media de 10h diarias y descansando 4 días al mes. Eso sí, tienes que currar, ya que los trabajos más interesantes son los que pagan por trabajo realizado (por kg de fruta recogida, por árboles plantados…) y eso depende de ti.

Vale, esto me interesa, ¿pero cómo consigo trabajo en estos países?

Hoy en día si eres español y tienes entre 18 y 35 años (los criterios cambian entre países) tienes la posibilidad de conseguir las famosas Working Holiday Visa para Canadá, Nueva Zelanda y Australia.  Estas visas te permiten trabajar y viajar en cualquiera de estos países.  Si no eres español lo mejor es que chequees si tu país está inscrito en el acuerdo con el país de destino para tramitar las WHV.

Aquí te dejo los enlaces donde puedes buscar esta información e iniciar los trámites. OJO, no os dejéis engañar por otras páginas que no sean oficiales para tramitar las visas, cobran comisiones altísimas y muchas veces son estafas. ¡SIEMPRE tramitadlas en las PAGINAS OFICIALES!

Canadá – Australia – Nueva Zelanda 

En este link, Laura de mimundosinfronteras.com nos explica los requisitos para acceder a cada una de las visas.

 

 

La opción B: trabajar de manera ilegal. Ósea, irte a un país, buscar trabajo y trabajar con una visa de turista normal y corriente. Es una opción posible, que muchísima gente  hace (muchísima es muuuuuchísima) en Canadá y EEUU sobre todo, pero tiene sus inconvenientes:

    • No tener un seguro médico.

    • No darte de alta en su sistema de empleo.

    • Si no te pagan no puedes justificar que has trabajado.

    • Pueden pagarte menos de lo normal o recibir un peor trato.

    • ES ILEGAL y pueden multarte, deportarte o cosas que no queremos.

¿Y cómo encuentro el trabajo?

Pues como harías en tu propio país. Buscando. Puedes hacerlo antes de salir de casa mediante las páginas de búsqueda de empleo online, grupos de Facebook, contactos de otros amigos que ya lo han hecho…O puedes aventurarte a viajar al país y buscarlo in situ como nosotros hicimos. En realidad, depende del país, y nosotros solo tenemos la experiencia de trabajar en Canadá, pero lo normal es ir a la zona donde sabes que se cultiva e ir preguntando puerta a puerta.

Lo que quiero que te quede claro es que es muy fácil encontrar trabajo. En las temporadas de fruta, por ejemplo, se necesita mucha mano de obra que los propios países no llegan a cubrir. Nosotros rechazamos varios trabajos y nos quedamos con el que más nos pagaba. ¡Tuvimos la oportunidad de elegir trabajo!…Impensable en España.

 

EL VIAJE

Como ya he mencionado antes, viajar por un periodo largo no es lo mismo que un viaje de 15 días o un mes, donde tiras la casa por la ventana y eres capaz de gastarte 1000 o 2000 euros en pocos días. En este tipo de viajes tienes que economizar para que el dinero ganado te dure el tiempo que quieres estar viajando.

Para ello tienes que aplicar ciertas reglas, trucos o consejos que te ayudarán a tener un presupuesto diario de unos 10-15€ dependiendo de los países que vayas a visitar (se puede reducir incluso a 5€ si eres muy extremo). Recuerda que mientras viajas te olvidas de gastos fijos como seguros de coche, internet, teléfono, alquiler de vivienda….

Viaja reduciendo gastos

Trucos para reducir gastos en los tres pilares básicos de un viaje: comida, alojamiento y transporte.

Hagamos unas cuentas fáciles.

Imagínate que ganas como mínimo 6000€ en tres meses (muy mal tiene que irte) y durante el viaje gastas 20€/día porque prefieres no ir tan ajustado.

6000€/20€ al día= 300 días, o lo que es lo mismo ¡10 MESES!

¡¡¡¡Es una locura!!!!!!

Ahora que ya te he contado la teoría y seguramente estés deseando darle una patada a todo para lanzarte a viajar, te voy a contar nuestra historia (si quieres saber más solo tienes que darte una vuelta por el blog 😉 ).

Eva y yo dejamos nuestros trabajos en una empresa en crecimiento y con sueldos relativamente buenos en la que llevábamos cuatro años bastante a gusto. Cuando decidimos dejarlo todo y empezar un viaje sin fecha de regreso teníamos ahorrados unos 4000€ cada uno pensando que nos durarían séis meses.

Empezamos el viaje en Saõ Paulo y recorrimos durante nueve meses Brasil, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, México y Cuba. Cogimos tres aviones (de Belém a Manaos, de Medellín a Ciudad de Panamá y de México a Cuba). Hicimos una travesía en barco por el Amazonas de 7 días desde Manaos a la triple frontera con Perú y Colombia. Y nos sacamos cuatro cursos de buceo en Utila, una isla paradisíaca del caribe hondureño.

Y todo esto supuso una INVERSIÓN de unos 4000€. Aprendimos todas las técnicas para reducir gastos durante el viaje y las aplicamos, y el único trabajo que hicimos fue hacer videos en tres hostales a cambio de alojamiento y un video en un tour para avistar delfines, que además nos gustó hacer.

El dinero que pensábamos que nos duraría seis meses lo alargamos a nueve, y un estilo de vida que pensábamos sería temporal se nos metió en el cuerpo como una droga de la cual no queríamos desengancharnos. Podíamos haber vuelto a España a nuestros antiguos trabajos, volver a la rutina, a las comodidades, familia, amigos, etc, pero no. Decidimos que queríamos seguir y nos fuimos a buscar trabajo a CANADÁ.

Montando a caballo en el Hostal La Laguna en los Andes Colombianos, Manizales.

Primero estuvimos dos semanas de turisteo con mis padres, que vinieron a vernos. Aprovechamos que teníamos coche alquilado y nos dimos una vuelta por la zona de Canadá donde se encuentra el trabajo temporal en la cereza, manzana y uva. El Okanagan Valley.  Buscamos por Google Maps, las zonas donde se podía observar cultivos desde las fotos aéreas y trazamos una ruta con el coche a la cual dedicamos un solo día. Conseguimos varios contactos y seguimos de turismo. 

Mis padres se fueron y solo 4 días después ya estábamos trabajando en un viñedo, viviendo en una caravana y ganando una media de 18 $ dólares canadienses a la hora en el precioso Okanagan Valley.

En dos meses que estuvimos trabajando unas 9-10 horas al día conseguimos ganar unos 9000 CAD cada uno (6000€ al cambio). Con este dinero vamos a seguir viajando, pero esta vez en bicicleta que es aún más económico y ¡más aventurero!. Y con nuestro perro Mus, que nos está esperando en casa con la mochila preparada.

Este es Mus….esperándonos.

Como véis, es más que factible darle un giro de 180º al estilo de vida estereotipado que nos han inculcado. Ese estilo de vida que parece que si no sigues cuando eres joven eres un fracasado, un loco o un soñador, pero que cuando tienes 50, 60 o 70 años piensas… ¡mierda! He malgastado mi vida en un trabajo que no me llenaba, apenas conozco mi país y apenas me conozco a mí.

Nunca es tarde, también hay viajeros con más de 70 años dando la vuelta al mundo. Pero yo creo que es mejor no llegar nunca a pensar que has malgastado una vida, la única que tienes.

Así que no lo pienses más y lánzate a vivir una vida de aventuras, haz que cada día cuente y merezca la pena.


Y ya sabes, si te ha gustado el post y crees que puede ayudar a alguien más para motivarlos, no dudes en COMPARTIR.

Pero sobretodo… ¡Déjanos un comentario! Cada vez que recibimos uno es como un empujoncito que nos anima a seguir escribiendo y a seguir con este proyecto de vida.

 

¡Nos vemos en el camino!

Si te gusta... ¡COMPARTE!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn